Hubo un tiempo en que los armarios rinconera fueron muy populares, no es que ahora estén pasados de moda, pero erróneamente se suelen reservar sólo para habitaciones de cierto tamaño, cuando pueden solucionar muy bien problemas de almacenaje y espacio en viviendas pequeñas.

 

Son prácticos para dar continuidad a una librería por ejemplo o un armario ropero de muchos módulos. En pisos pequeños aprovechan rincones y dejan más amplitud para el resto del mobiliario, que si se eligiera armarios independientes.

En este piso de 51 m² los usan en dos habitaciones. En el salón, a pesar de tener un modelo que deja un trocito del rincón inútil, la profundidad no es mucha (se trata de estanterías Billy de Ikea juntas, cuya profundidad es de 28 cm) por lo que este modelo rinconera aprovecha mejor el espacio que si fueran los mismos módulos puestos uno al lado del otro.

En el dormitorio no estoy segura de la profundidad, pero la doble puerta de uno de los armarios permite almacenar ropa hasta casi el fondo de la pared, lo que no deja espacio sin utilizar y volvemos al mismo dilema de antes, si los módulos hubieran estado uno junto a otro, habría quitado espacio en el dormitorio para la cama. ¿Qué os parece esta forma de armarios? ¿Creéis que se aprovecha mejor el espacio o no?