Esta moderna reforma se realizó en un piso de 213 m² el centro del barrio de Salamanca de Madrid, pasando de una distribución tradicional, con muchas divisiones, a una más abierta y luminosa.

No es tendencia porque lo digan las revistas o lo contemos los bloggers, reformar las viviendas a unas distribuciones más abiertas, que permitan el paso de la luz y con menos divisiones de paredes empieza a calar entre lo que demandan muchos españoles, cansados de vivir en pisos con habitaciones minúsculas y oscuras.

 

Las empresas de reformas lo saben bien y han sabido adaptar su trabajo a las exigencias de los clientes.

Si os planteáis una reforma que implique tirar paredes en casa y ganar así en amplitud y luminosidad, buscad profesionales que entiendan vuestro plan y que os ayuden a mejorar la distribución, porque si puede hacerse.

La estructura del edificio es a veces desfavorable, pero ellos hacen un buen estudio de la situación y os presentarán las alternativas más seguras y atractivas a vuestros deseos.

Mirad sino este piso madrileño, fantástico el resultado ¿verdad? nadie diría que está aquí y si!